El mercado de la vivienda en España protagoniza un momento de madurez, alejado de los excesos de etapas de crecimiento anteriores, pero también de grandes abismos. Ésta es la opinión de los responsables de más de una veintena de empresas del sector que se muestran optimistas con la situación actual, con previsión de que los precios sigan subiendo con estimaciones que cifran en un 5,5% el incremento de media para este año, y un equilibrio entre oferta y demanda.

«La salud del mercado de la vivienda es buena. Desde 2016, el sector inmobiliario ha vivido un crecimiento muy significativo y, actualmente, a las puertas de 2020, nos encontramos en un periodo de crecimiento moderado hacia la estabilización», explica David Martínez, consejero delegado de Aedas Homes, promotora que acaba de alcanzar las 1.000 unidades construidas.

«Después de varios años de intensa recuperación, nos adentramos en una fase de madurez, pero duradera y sostenible. No hay exceso de oferta y las variables fundamentales que afectan a la demanda (creación de empleo, favorables condiciones financieras y demanda extranjera), tendrán un tono positivo, aunque menor que en los años precedentes», apunta Ricardo Pumar, responsable de Insur, compañía que prevé un incremento «considerable» en su cifra de negocio y en los resultados de su actividad promotora para este ejercicio. «En la actualidad, existe una demanda de vivienda superior a la oferta actual de las promotoras, por lo que se prevé que continúe existiendo un crecimiento moderado en el sector», confirman desde Habitat.

Tras años de desajustes de precio y oferta y demanda, los expertos aseguran que el mercado inmobiliario goza de una buena salud.

Compártelo:
WhatsApp chat